El mercado laboral

En economía estudiamos entre otras cosas el mercado laboral. Existen conceptos muy importantes como el empleo, el desempleo, la población activa, los salarios (nominales, reales, mínimos) que debemos entender para comprender el funcionamiento de este mercado aparentemente sencillo pero dotado de una complejidad especial al tratar con mecanismos tanto de oferta y demanda como de costumbres sociales e incluso factores geopolíticos.

mercado-laboral

El mercado laboral o mercado de trabajo como cualquier otro mercado se constituye por la oferta y la demanda de trabajo. El trabajo se define aquí de una forma un poco abstracta, refiriéndose a la mano de obra humana cualificada para desarrollar una actividad económica específica (la que es demandada). Por lo tanto, si somos trabajadores, somos la oferta de trabajo, y si somos empresarios que quieren contratar a trabajadores, somos la demanda de trabajo.

Para estudiar el mercado laboral, recurrimos a medir el empleo y el paro o desempleo de una economía (de un país). Para ello, necesitamos saber la población activa. La población activa es toda la población en edad de trabajar que además está o bien trabajando (entonces es empleo) o bien buscando trabajo (Desempleo o en paro). Por lo tanto,

Población Activa = Empleo + Desempleo

Una vez conocido este dato, es posible determinar las tasas de empleo y desempleo de una economía para medir la evolución del mercado de trabajo. Se divide el número de empleados y desempleados entre la población activa (no entre la población total) para reflejar de una forma más realista qué porcentaje de la gente que quiere trabajar puede hacerlo.

Los datos de empleo son diferentes para cada país, pues hay una gran cantidad de factores que lo alteran en proporciones muy distintas dependiendo de cada economía. A continuación explicamos unos cuantos factores que alteran los datos de paro:

  • La protección laboral. Cuanto más se protege a los trabajadores, menos dinámico es el mercado laboral y más paro general. Por supuesto, una misma ley de protección laboral puede afectar de forma distinta a los datos de paro e incluso a los salarios de una economía.
  • El Producto Interior Bruto y su composición. En España, por ejemplo, el sector primario abarcaba el más de la mitad de los empleos en 1940, y contribuía al 30% del Producto Interior Bruto aproximadamente. Hoy sería una buena estimación decir que menos del 5% de la población se dedica al sector primario y que contribuye en ese mismo porcentaje al PIB. Estas variaciones afectan al mercado laboral produciendo desempleo estructural, por ejemplo. Pero también un aumento o descenso del Producto Interior Bruto puede favorecer o perjudicar a las tasas de empleo. Un ejemplo sencillo es cuando se produce una crisis económica, se destruye demanda interna, los empresarios cierran, bajando el PIB y echando a la calle a los trabajadores.
  • La alteración de leyes. Por ejemplo, introducir un salario mínimo más bajo que el actual en una economía tiende a aumentar las contrataciones de empleados, o prohibir el tabaco en su totalidad forzaría la destrucción de ciertos puestos de trabajo.

El mercado laboral condiciona los salarios de los trabajadores. Como es lógico, la abundancia de oferta de trabajo reduce estos salarios aumentando la competitividad que se ejerce por los puestos de trabajo disponibles. Asimismo, la demanda o no de empleo condiciona, y mucho, el salario final de los trabajadores. En los países desarrollados se busca el salario digno y la calidad de vida, y muchas veces los Gobiernos impiden que los empresarios abusen de su poder en el mercado imponiendo leyes como la del salario mínimo o las horas máximas de trabajo. Sin embargo, en periodos de crisis, a veces conviene relajar estas leyes para que un número mayor de trabajadores pueda gozar de la estabilidad de un trabajo aunque no sea con un sueldo precisamente digno. Esto a la vez sirve para apoyar a que las empresas vuelvan a animarse a contratar y aumentar la producción para salir de la recesión.

Si quieres saber más, no olvides terminar de leer la guía de economía de este blog.

Rusia veta alimentos frescos: Impacto en España

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha cifrado en más de 300 millones de euros el impacto directo que tendrá la decisión del Kremlin de prohibir las importaciones de alimentos frescos procedentes de la Unión Europea y los Estados Unidos sobre las exportaciones de nuestro país.

Sin embargo, este impacto se ha calificado como “limitado” puesto que la gran mayoría de nuestras exportaciones de este tipo de productos van dirigidas al mercado único europeo. Además, cabe destacar que el veto no afecta a productos como el vino o el aceita de oliva, un mal menor para España, que el año pasado (2013) exportó a Rusia más de 500 millones de euros en alimentos, mientras que la Unión Europea en su conjuntó sumó 9900 millones de euros en este periodo.

Por lo tanto, el impacto actual en España es muy limitado teniendo en cuenta lo que podría suceder si Rusia aumentara su presión sobre la Unión Europea. España tiene intereses estratégicos muy importantes con Rusia en otros sectores como vivienda y el turismo que por ahora no han sido afectados por ninguna prohibición, pero la tensión e intercambio de represalias a raíz del conflicto ucraniano siguen latentes en el escenario geopolítico actual.

Dudas políticas y macroeconómicas

El inversor medio tiene más de una razón para no dormir por las noches si aún tiene posiciones en renta variable. Los temores y las desconfianzas se suman a la tradicional presión bajista veraniega. Veamos con más detenimiento qué quita el sueño y las ganas de invertir en los mercados en estos momentos:

  • Dudas en Argentina. Su “default” selectivo, sus contradicciones y sus batallas legales contra los fondos buitre han desatado la desconfianza en los mercados, puesto que las consecuencias de este conflicto en el resto de economías no son sencillas de conocer.
  • Deshacer posiciones en verano. Ocho de los diez últimos meses de agosto se saldaron con el color rojo en el IBEX 35, y es que resulta muy típico vender las carteras de acciones para disfrutar de las vacaciones con cash en el bolsillo y con las preocupaciones en otra parte.
  • Preocupación por Portugal. La caída libre y rescate del Banco Espíritu Santo acrecientan las dudas sobre el sistema bancario portugués. Los bajistas aumentan la presión sobre el resto de bancos para hacer su particular agosto, y la bolsa lusa debe resistir ese envite bajista además del general entorno difícil para la renta variable.
  • Malos datos macro en Italia. Como dijimos ayer, Italia entró en recesión técnica. Esta noticia tiene un dolor particular puesto que las previsiones para el país eran positivas, con un crecimiento de 0,2% del Producto Interior Bruto. Sin embargo, con la caída del PIB de la misma cantidad, queda latente el estancamiento de nuestros vecinos italianos.
  • Tensión política entre Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos. A la tensa situación existente en Ucrania hay que sumar las medidas económicas que estos países están tomando para afectar y “castigar” o “responder” a las actuaciones de los grandes jugadores de esta crisis. Sin ir más lejos, Rusia ha tomado hoy mismo la decisión de prohibir las importaciones de alimentos frescos que provengan de EEUU o de la UE. Además, amenaza con cerrar el espacio aéreo comercial, indispensable para transitar entre Europa y Asia de la forma más rápida y eficaz.
  • Beligerancia en Oriente Medio. La desconfianza se instala en los mercados con los conflictos, y en la actualidad la actividad bélica producida en el conflicto de Israel y Palestina, con los recientes bombardeos en Gaza y escasos altos el fuego, se suman al preocupante avance del Estado Islámico (IS) en Irak, donde los más radicales obligan a los cristianos a convertirse al islam, exiliarse o afrontar la muerte.

La falta de estímulos positivos para la renta variable favorece aún más su caída, si bien se espera que esto cambie tarde o temprano cuando se publiquen unos mejores resultados empresariales y comience a evidenciarse la recuperación económica en la zona euro gracias a la introducción de los estímulos anunciados previamente por el Banco Central Europeo, mientras que en Estados Unidos ya se plantean subir los tipos de interés ante una inminente mejora económica.

Italia entra en recesión

La situación macroeconómica italiana no atraviesa sus mejores momentos, después de confirmar que el país entra en recesión técnica tras contraerse el Producto Interior Bruto un 0,2% en el segundo trimestre de 2014 según el INE italiano.

Este dato es 0,3 puntos inferior al al mismo periodo del año anterior en términos trimestrales, por lo que no llega el esperado cambio de tendencia en Italia, y lejos quedan de cumplirse las previsiones de crecimiento del Gobierno italiano, realizadas este mes de abril pensando que en el ultimo trimestre de 2013 se cortó la racha de 18 meses de estancamiento económico.

El viceministro de economía ha explicado este resultado como la síntesis de una disminución del valor de los tres principales sectores de la economía italiana: La agricultura, la industria y los servicios.

Como era de esperar, estos resultados no han sentado muy bien a los mercados, y la Bolsa de Milán expresa caídas más pronunciadas que el resto del parqué europeo.

La Ley de Wagner y el aumento del gasto público

¿Te parece lógico que las economías desarrolladas sufran presiones por aumentar el gasto público por parte de sus ciudadanos? Si es así, puede que estés de acuerdo con la Ley de Wagner.

La Ley de Wagner explica porqué aumenta el gasto público en los países desarrollados. Su autor es Adolph Wagner (1835-1917), cuya teoría para explicar este fenómeno se basa en dos factores o ideas principales: El primero es que las sociedades, a medida que van desarrollándose, generan mayores conflictos de intereses entre la sociedad y por lo tanto un mayor coste en términos de intervención del Estado.  El segundo factor a tener en cuenta es que la demanda de los bienes y servicios que ofrece el Estado son elásticos con respecto a la renta (superior goods).

Wagner argumentaba que el aumento del gasto público podría ser superior al ritmo de crecimiento de la producción. Sea como sea, lo cierto es que el aumento del gasto público por encima de niveles sostenibles es una de las razones por las cuales países como España se han encontrado en situaciones cercanas a trampas de deuda financiera. Te dejo este enlace para que puedas comprobarlo por ti mismo: “Radiografía” del gasto público de 2009 a 2013