¿Existe el tipo de interés libre de riesgo?

Si tienes dinero invertido con vistas al largo plazo, posiblemente ya sepas los beneficios de diversificar tu porfolio de inversiones. La mayoría de fondos de inversión ofrecen una manera práctica de diversificar automáticamente nuestros ahorros basada en nuestra preferencia de riesgo. Los más tolerantes a la volatilidad optarán por estilos más agresivos, alejándose de la renta fija y adentrándose en la variable. Sin embargo, los inversores más precavidos suelen buscar rentabilidad al menor riesgo posible: Sin riesgo alguno. ¿De verdad existe la posibilidad de ganar un tipo de interés asumiendo cero riesgo?

Recientemente me he dado cuenta de un gran problema que tienen los inversores individuales (e incluso algunas instituciones con niveles de patrimonio estratosféricos) al estar estudiando muy lejos de casa. En Estados Unidos, es muy común denominar “Risk free asset” o activo libre de riesgo a los bonos del tesoro estadounidense. Sin embargo, al instante es posible apreciar que es imposible que un producto financiero como el bono estadounidense sea asemejado al interés libre de riesgo. Sin duda era un pensamiento bastante lógico antes del año 2000, cuando las estructuras públicas sostenían unas cargas de deuda mucho más manejables que en la actualidad, pero hoy, basta con mirar un par de gráficos para asustarse. Pongamos como ejemplo la que ha sido hasta la fecha la economía más grande y sólida para invertir: Estados Unidos. A continuación se observa la deuda pública total estadounidense a lo largo de la historia:

Evidentemente, la fortaleza de Estados Unidos ante los pagos aumenta según aumente su Producto Interior Bruto, por lo que para comparar el riesgo adicional de impago de antaño contra el actual, observemos cuánta deuda tiene Estados Unidos en comparación a su PIB:

Para muchos economistas, el mundo se encuentra en una espiral de deuda masiva, en el que la economía financiera es excesivamente grande en comparación con la economía actual. Desde este blog pensamos lo mismo, y es fácil concluir que el inversor de hoy está asumiendo un riesgo mucho mayor que el de hace 20 años al invertir en uno de los activos más conservadores que ofrece el mercado. Esta conclusión terminaría aquí si a los inversores se les compensase con un mayor retorno de la inversión acorde al riesgo, pero… qué ha ocurrido con la rentabilidad del bono estadounidense estas últimas décadas?


Si, hay que ver para creer: En el pasado se pagaban rentabilidades dentro de los dobles dígitos. Aunque la inflación explica en su mayor parte la rentabilidad de estos instrumentos, estamos ante un hecho insólito: Todos estos productos ofrecen a día de hoy una rentabilidad real negativa. Algunos instrumentos, principalmente en Europa, incluso ofrecen tipos de interés negativos (como en el caso de la deuda alemana al más corto plazo). Es hora de parar a pensar un momento: olvidando el efecto de la inflación, los inversores tienen dos opciones: Pueden guardar 100 euros en su colchón y recibir 100 euros al final del periodo, o pueden invertir en un instrumento con rentabilidad negativa: Asumiendo un riesgo, por pequeño que sea, de perder hasta 100 euros por conseguir que le devuelvan 99 euros al final del periodo. Y cuando entra en juego la inflación, el inversor pierde aún más dinero en estos momentos.

¿Qué podemos concluir? ¿Dónde invertir nuestro dinero de la forma más segura posible? Desde mi punto de vista, invertir en renta fija supone contribuir como voluntario a reparar la maltrecha economía de los estados soberanos y su negligente gestión de deuda. Podemos concluir que existe un mayor riesgo para el inversor en renta fija. Existe un riesgo real que no debe pasar desapercibido como minúsculo ya que “Estados Unidos no va a quebrar”. Los números están ahí, y nos están diciendo lo contrario. No podemos con más deuda, y los mercados de deuda en negativo no son por “temores a deflación” sino por temores a la quiebra de la economía financiera mundial, demasiado apalancada con billones y billones de euros y de dólares que no se invierten en ayudar al mercader que quiere comprar un nuevo almacén, sino dinero que no sale de la economía ficticia de los bancos para abaratar el coste de financiación de los gobiernos más influyentes en la economía global: En efecto, son demasiado grandes para caer y la solución es parar los intereses al no haber podido parar el principal. Las consecuencias son las que expongo en este artículo: Invertir en renta fija hoy como persona individual es como tirar el dinero a la basura, comprando rentabilidad que no compensa el elevado nivel de riesgo.

Acerca de Juan Luis de Mateo

¡Hola! Soy Juan Luis de Mateo, graduado en Administración y Dirección de Empresas y enamorado de la economía y de los mercados. No olvides participar en la sección de los comentarios, y siéntete libre de preguntar todas tus dudas: ¡Este es un espacio para pensar, debatir y aprender!

Un pensamiento sobre “¿Existe el tipo de interés libre de riesgo?

  1. Un artículo extraordinario! Claro y directo. Ojalá todos los artículos relacionados con inversión fueran así de sinceros. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*