Manual del banquero: Cómo exprimir al cliente con una hipoteca

Usted es un hombre o mujer con un trabajo estable. Tiene una pareja, unos cuantos ahorros, y muchísimas ganas de comenzar una vida nueva juntos: Comprar una casa y formar una nueva familia. ¡Excelente! Para ello, bastará con una pequeña ayuda del banco de 100.000 euros. El banquero le sonríe al entrar en la oficina, estás son las condiciones: A pagar en 20 años, un interés del 8% anual con una cuota mensual de solamente 836,44€. Encantados, su pareja y usted firman, compran el inmueble y empiezan a pensar en una mudanza. 836 euros y unos céntimos no son nada. Prácticamente son 850€ al mes, a restar de dos buenos sueldos estables. Pero no lo son. Son 836,44€, y esa diferencia de 13,56€ mensuales le va a costar un dinero. Aproximadamente unos 4.518 euros más que si hubiera pagado 850€ al mes. Si hubiera pagado esos 13 euros y medio más al mes, su préstamo hubiera terminado 9 meses antes. Devolvería al banco un total de 196.227,67€ al banco en vez de 200.745,62€. Es un hecho: En el momento que usted ha firmado, su banquero de confianza acaba de exprimirle… ¡en cómodos plazos!

Cada mes que pasa, la deuda que un cliente tiene contraída con el banco aumenta, debido a que cada mes, los intereses se acumulan. Con una cuota mensual, los primeros años de la vida del préstamo cada mes el cliente pagará al banco una cuota que prácticamente solo cubre los intereses del préstamo y no el capital principal. En el ejemplo anterior, de los 836,44 de la cuota mensual, 666,67€ se dedican a pagar los intereses. La deuda con el banco baja de 100.000 euros hasta 99.830,23€. El cliente ha reducido la deuda con su banco menos de 170 euros.

¿Cómo puede defenderse el cliente de ésta practica tan extendida? El mejor consejo es negociar con el banco la posibilidad de amortizar principal sin comisiones adicionales. En el contexto actual de tipos bajos, los bancos compiten ferozmente por otorgar mejores condiciones en la letra pequeña. Si al final de un año el cliente ha ahorrado cierto capital, podrá dedicarlo así a amortizar su deuda con el banco pagando el principal, reduciendo de esta forma los intereses totales que pagará a lo largo de la vida del préstamo. Si existen comisiones por cancelación anticipada, lo mejor será calcular si compensa amortizar el préstamo pese a ésta comisión. Existen muchas herramientas en línea que permiten calcular estas transacciones. Y si no, siempre podrá dirigirse a su banquero de confianza: Después de todo, el hecho de quieran maximizar su beneficio tampoco significa que quieran engañarnos vilmente. ¡En la mayoría de los casos!

Acerca de Juan Luis de Mateo

¡Hola! Soy Juan Luis de Mateo, graduado en Administración y Dirección de Empresas y enamorado de la economía y de los mercados. No olvides participar en la sección de los comentarios, y siéntete libre de preguntar todas tus dudas: ¡Este es un espacio para pensar, debatir y aprender!

5 pensamientos sobre “Manual del banquero: Cómo exprimir al cliente con una hipoteca

  1. Estupenda información. Son esos «pequeños detalles» los que marcan la diferencia y a los que normalmente no damos importancia, sobre todo por el estado anímico con el que se va a solicitar un crédito, lo que se describe muy bien en este post.
    Lo que falta es encontrar a un «banquero de confianza»… ¿existen?

  2. Buenos consejos estos que das

    Yo tuve la oportunidad de ponerlos en práctica hace unos años.

    Primero pedí a mi «banquero de confianza», en realidad, el director de la sucursal, una mejora de mi hipoteca, su contestación fue que eso era muy dificil

    Hice un amago de irme a otra entidad, de hecho, pedí información de traspasar la hipoteca al nuevo banco.

    Cuando el director se enteró, me llamó para renegociar las condiciones.

    Conclusión, puede que existan «banqueros de confianza» pero lo que si existen son los clientes de confianza, y en este contexto donde el indice de morosidad es alto, los bancos no suelen dejar irse a los buenos clientes

  3. Connecting, i.e. being present… what a topic. Today I connected with 3 baskets of unpaired socks! I am looking forward to disconnecting with those truly unpaired later today. I hope to make time for being with the kids soon, instead of doing with my kids. Actually, today I gave them time to “be” (after helping with the socks), and found them looking lazy. Maybe they were trying to connect with themselves? I’ll let them continue to connect for just a little while longer…. restraint Merry, restraint!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*