Si no trabajas para tu futuro… ¿Cómo vas a llegar hasta él?

Cuántas veces nos hemos dicho: Dentro de diez años me gustaría tener esta casa. Este coche. Esta cantidad de ahorros. O cualquier otra cosa que nada tiene que ver con el dinero: Me gustaría pasar más tiempo con esta persona. Tener un animal de compañía. Estar más fuerte, haber aprendido una carrera. Hacer nuevos amigos. Viajar y conocer el mundo. Ver a tus hijos prosperar. Cuidar de un árbol o de todo un jardín. Todo el mundo se propone metas preciosas y tan diferentes como lo es el propio ser humano. Pero muchas veces cometemos el mismo error: Para llegar al futuro de mañana, hay que moverse hoy. Para salir con esa chica o chico que tanto te gusta, tienes que dirigirte a esa persona primero. Para ahorrar para esa casa tan preciosa, el primer euro no se va a ahorrar solo.

El futuro tan genial que todos queremos a largo plazo no se consigue sin superar objetivos a corto plazo. Sin pararse a pensar hoy en lo que queremos mañana y en cómo acercarse a nuestros objetivos. Está muy de moda apuntarse al gimnasio en nochebuena, y está muy poco de moda seguir apuntado al año siguiente. Este post es una llamada a la perseverancia. A pararse un segundo a pensar en lo que queremos en el futuro. A pararse a pensar si lo que estamos haciendo hoy nos acerca hacia el futuro que queremos mañana. Y si no es así, a reflexionar sobre qué objetivos a corto plazo debemos lograr. ¿Queremos ese coche nuevo que vale 10.000€? Pues primero habrá que ahorrar 1.000€… ¿No es así?

Solamente pensando así, tanto en lo económico como en lo personal, podemos seguir trabajando para nuestro futuro, para algún día poder llegar hasta él. Dejar de perder esa hora de Facebook antes de acostarte y cambiarla por una hora de aprender a hacer lo que queramos hacer en el futuro. Dejar de gastar esos 50€ en esa camiseta tan de moda que se perderá en nuestro armario a las dos semanas y dedicar ese dinero al nuevo coche que realmente quieres e incluso necesitas, y que usarás diez años. Dejar de leer “Cómo conquistar a cualquier persona en 5 pasos” y empezar a establecer vínculos y amistades reales que quién sabe como acabarán. Pero no parar de hacerlo. Plantar el árbol es muy fácil. Tener un hijo es muy fácil. Escribir un libro es muy fácil. Lo difícil de verdad es perseverar: Escribir un libro y reescribirlo mil veces para hacer que realmente merezca la pena leerlo. Regar el árbol todos los días, cambiarle la tierra y abonarlo. Quitarle las hojas secas, mantenerlo libre de insectos… Tampoco vale con tener un hijo… Hay que criar a ese hijo, y guiarle todos los días de su vida, incluso hasta cuando faltes. Eso es lo realmente difícil en la vida. Para tener éxito contigo mismo primero hay que empezar, pero después hay que trabajar, trabajar y trabajar.

Si nos preguntamos a día de hoy quienes somos, y porqué estamos aquí, solo hay una respuesta. Somos el resultado del trabajo de nuestro pasado. Solo quien decidió estudiar duro para ser ingeniero hace más de 6 años podría serlo hoy. El que montó en moto desde que pudo andar es el que hoy compite en el mundial de motos. Muchas decisiones que nos llevaron a lo que somos hoy no fueron tomadas por nosotros, pero si puedes leer estas líneas, probablemente seas capaz de tomar las decisiones que dentro de diez años te lleven a ser esa persona que quieres ser. Y a lo mejor fracasas, pero una cosa es segura: si ni siquiera lo intentas no tendrás el placer de tener la oportunidad.

Si no trabajas para tu futuro… ¿Cómo vas a llegar hasta él?

Acerca de Juan Luis de Mateo

¡Hola! Soy Juan Luis de Mateo, graduado en Administración y Dirección de Empresas y enamorado de la economía y de los mercados. No olvides participar en la sección de los comentarios, y siéntete libre de preguntar todas tus dudas: ¡Este es un espacio para pensar, debatir y aprender!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*