El día que respiró España

20130424-123849.jpg

Hoy es un buen día para España, país cuya prima de riesgo ha bajado hoy la marca de los 300 puntos básicos, un nivel que no se lograba desde 2010. El país se está financiando a un nivel de rentabilidad cercano al 4%, alejándose del cataclismo financiero que fue financiarse al 7% durante 2012.

Gracias a la relajación de los objetivos de deuda europeos, España deja de bucear y tragar agua para coger una buena bocanada de aire. No se sabe bien si hemos salido por fin a flote o si se trata de un mero altibajo en la economía, pero lo cierto es que el IBEX-35 ha subido un 4% hasta alcanzar más de 8300 puntos, y los financieros han aparecido hoy con menos signos de preocupación en sus rostros.

Hacía tiempo que no se escuchaban buenas noticias en estos tiempos turbulentos, y algunos auguran que la situación mejorará aún más si deciden bajar los tipos del Banco Central Europeo desde el 0’75% hasta el 0’50%. Sea como sea, hoy es un buen día para respirar tranquilo.

Llega el efecto Chipre: ¿Debemos temer a los depósitos?

Hoy vamos directo al grano con una noticia internacional: El rescate del Estado Chipriota por valor de unos 17.000 millones de euros es necesario para evitar un colapso bancario que expulsaría a Chipre del euro y le haría insolvente ante sus acreedores internacionales.

La bandera de Chipre

¿Cuáles son los problemas?

Parece mentira pero así es: 17.000 millones de euros es calderilla para la eurozona. El problema reside en que si se inyecta todo este dinero a Chipre, el país pasaría a estar endeudado por el doble de su Producto Interior Bruto (200%)

Chipre no posee instrumentos financieros suficientes para recaudar ese dinero sin coger nada de los grandes depósitos que allí se encuentran. Pero tocar los depósitos supone un problema: La huida generalizada del ahorrador medio como tú y yo, lector, que no estaríamos dispuestos a ahorrar para que encima nos tasen por ello, y lo que es más grave para Chipre: El fin de un bonito paraíso fiscal. Qué clase de magnate pondría su dinero sabiendo que le van a hacer un corralito para quitarle un 10%. Y si Chipre se queda sin su bullicioso dinero extranjero, no le queda mucho más sobre lo que sostenerse.

Pero…

¿Debemos temer a los depósitos?

Todo el mundo sabe, mi querido lector, que hay que tener al ciudadano contento. Ya ha dicho en España el Ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos que “los depósitos de menos de 100.000€ son sagrados“, también se lo han pensado en la Unión Europea, y te lo digo yo desde mi blog: Si nos tasan un solo céntimo mal tasado, no ahorramos, y si no ahorramos, se derrumban la mayoría del las columnas sobre las cuales se edifica el sistema financiero de cualquier país. No debemos estar preocupados, ni temer en absoluto, a los depósitos bancarios. Sí que es recomendable tener ahorros en otros activos, ya sea en oro, inmuebles, terrenos, renta fija, acciones en bolsa, y algo bajo el colchón.

La situación de Chipre es extraordinaria. Estamos hablando de un país-monedero cuyo sistema financiero es completamente distinto al que cualquier otro país hispanoamericano estaría acostumbrado. Resalto unas palabras más del Ministro de Economía español encontradas en la prensa esta mañana, de el diario El Economista:

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha recalcado que la situación de Chipre es “especial y única” por la sobredimensión de su sistema bancario en relación a su tamaño, por lo que la decisión del Eurogrupo de poner en marcha un ‘corralito’ para garantizar la devolución de las ayudas europeas también los es.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios en los pasillos del Senado, dónde ha asegurado también que España ha defendido activamente en el seno del Eurogrupo que, de acuerdo con la normativa europea, los depósitos de menos de 100.000 euros “son sagrados” y que, como finalmente ha planteado la UE, no deben ser objeto de ninguna quita.

Nuevo informe del Banco de España

Según el informe del Banco de España la deuda pública ha batido todos los récords creciendo este trimestre (2012) el 14 por  ciento y alcanzando nivel del 75, 9 por ciento del producto interior bruto.

Está muy cerca del nivel del año 1913 cuando llegó a 76,7 por ciento según el Fondo Monetario Internacional (si no lo ha sobrepasado ya a las alturas de febrero de 2013)

En otras palabras, España no estaba tan endeudada desde hacía un siglo. En cifras, la deuda soberana de España es de 804, 388 millones de euros. Creciendo sobre todo en la administración central y estabilizándose en las autonomías.

Uno de los motivos de la diferencia del comportamiento de la deuda entre el estado y las comunidades autónomas es la puesta en marcha por parte del gobierno del plan del pago a los proveedores que pesa sobre la deuda estatal pese a que son las comunidades y ayuntamientos que deberán al fin pagar la deuda.

De los más de 800.000 millones al estado corresponden más de 615.000 millones de euros, siendo el resto el endeudamiento autonómico. La deuda española se disparó bruscamente durante la crisis. La desconfianza de los mercados después de los rescates de Grecia, Irlanda, y Portugal y problemas de liquidez del sistema bancario español provocaron graves problemas de autofinanciacion y obligaron al gobierno a acudir con más fuerza a los mercados externos.

Alta inflación en España

Alta inflación en EspañaCon la subida del IVA, El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha saltado a niveles del 3,5% muy por encima del 2,5% anterior. Esta escalada no se veía desde hace más de un año y medio, y España tiene una vez más un peligroso problema de inflación para aquellas personas cuyos ingresos son realmente escasos.

No solamente ha sido el “subidón” del IVA, también nos enfrentamos al encarecimiento en los precios de las medicinas, y del exagerado precio del petróleo ¿Alguien se acuerda de aquellos tiempos en los que ver “1€ por litro” ya era escandaloso de por sí? Todos estos factores son los causantes de esta alta inflación.

El poder adquisitivo se ha reducido mucho durante esta crisis, y no hace falta pararse a ver indicadores: Los recortes han afectado a todo el mundo, todos tenemos familiares o amigos que han visto diezmado su poder adquisitivo y por tanto su calidad de vida. No tenemos el mismo sistema sanitario que antes…

Pero también podemos ver indicadores: Esta alta tasa de inflación, la grave situación de los parados en España: 25% de desempleo, +50% de paro en los jóvenes, 1,6 millones de familias cuyos miembros todos están sin empleo. Ayudas que se acaban y que son difícilmente prorrogables, pérdida de competitividad en el mercado exterior, mala visión de cara al exterior, estrés y ahogo laboral plasmado en huelgas: Vamos a por la segunda en el mismo año.

Sin duda España esta tocando suelo definitivamente en esta crisis, o quizás esté a punto de hacerlo del todo. Todo el mundo espera la llegada de tiempos mejores después de tanto rescate y recorte, esperamos que los mayas no acierten con sus previsiones porque puede que 2013 sea la fecha final para que España empiece nuevamente a crecer, o para que al menos ponga el freno definitivo al decrecimiento económico.

El rescate de la banca española

Por fin el presidente del gobierno español Mariano Rajoy ha hablado de la posibilidad de pedir rescate al Banco Central Europeo -que hasta hace poco negaba tanto él como el resto de los miembros de su gobierno.

 

La declaración tuvo lugar en Finlandia -uno de los miembros mas «duros» de la Unión Europea en la política monetaria del conjunto del viejo continente. Los finlandeses desde los comienzos de la crisis estaban opuestos a cualquier forma de ayuda a países mas afectados.

 

Apoyados por los holandeses estaban bloqueando todas las iniciativas de los demás miembros de la Unión Europea. Pero algo ha cambiado. La crisis se está agravando pese a los brutales recortes del gasto público. Y las hasta las economías mas fuertes están sufriendo las consecuencias, porque sus exportaciones, que por ejemplo en Alemania significan el 40 por ciento del producto interior bruto, están cayendo en picado.

 

Los «ricos» se han dado cuenta que los países con problemas como Italia o España sin ayuda externa pueden arrastrar a toda la economía europea hacía un desastre. Hasta la misma canciller alemana -Angela Merkel durante su visita en España ha dejado su «mantra» de recortes a un lado. Estaba impresionada por el pueblo y gobierno español por todos los refuerzos y sacrificios que tenían que asumir para repelar la crisis. O por lo menos esto estaba diciendo durante sus apariencias mediáticas.